Hablen, que hablen

Que hable el poeta.

Que hable el filósofo.

Que rayen las páginas.

Que cuenten las historias..

Que nos iluminen.

Llegará el momento

cuando los suplantadores

se quedarán solos

con sus éxitos,

sus muchos títulos,

con sus reconocimientos

y sus condecoraciones

acaparando los altos rangos

del olvido.

Cardoza

«Javier Payeras se acerca a una de las figuras cumbre de la literatura guatemalteca que, por esos caprichos del destino, sigue siendo uno de los ilustres desconocidos de la literatura americana en Europa.»

Antonio Jiménez Morato, Revista Penúltima (España)



👇

http://revistapenultima.com/luis-cardoza-y-aragon-antologia-de-cosas-pasajeras-por-javier-payeras/

Edgar Allan Poe

«Y todo lo que amé, lo amé solo».

Edgar Allan Poe (1809(1809-1849)

El 19 de enero se conmemora el nacimiento de Edgar Allan Poe.

El creador de relatos, como William Wilson, Los Crímenes de la Calle Morgue o La Caída de la Casa Usher, merece que los admiradores de su obra hagamos, cuando menos, una breve reseña.

Volviendo los ojos a los cuentos de Poe —tantas veces releídos y citados— descubro, en su solitario y dipsómano trabajo de escritor, muy agudas observaciones acerca de lo más profundo de la naturaleza humana. Nos devela esas contradicciones de la moral puritana y los encubiertos rituales de odio con que se fundamenta la intolerancia. Sus personajes son el reflejo de la angustia y la paranoia de la sociedad moderna. Tanto en sus cuentos, como en su poesía, parece suspendernos en un espacio de oscuridad cautivante, donde el interior del ser humano se transforma en un enorme laberinto asediado por el constante espectro de la melancolía y esas pequeñas muertes en vida que nos da la distancia y el aislamiento con el mundo.

Otro de los grandes aportes de Edgar Allan Poe es el de dar inicio a la tradición del relato policíaco. En sus cuentos se entremezclan el suspenso, el ensayo de criminalística y la ecuación matemática dando como resultado historias sumamente curiosas y entretenidas. De esto que mucha de su obra esté adaptada al cine, con muy buenos o con muy malos resultados, siendo el literato con mayor influencia y popularidad entre el gran público.



Charles Baudelaire, genio inmenso, se dio a la tarea de escribirle un ensayo y traducir su obra al francés, quizá por esa generosa gestión de difundir el trabajo de un escritor genial completamente desconocido y despreciado por los mismos estadounidenses, se dio la posibilidad que sus libros fueran reconocidos. Creo que muy pocas veces se ha visto tanta generosidad en este terreno de egoísmos y autocomplacencias que llamamos, mundo literario. Dejo acá un fragmento de sus palabras:

«…Los personajes de Poe, esas personas de facultades hipersensibles, de voluntad ardorosa que lanzan el reto hasta contra el mismo imposible, aquellas cuya mirada se lanza rígida como una espada sobre objetos que se agrandan a fuerza de contemplación, nacen todos o, mejor dicho, son todos el mismo Poe. Y sus mujeres, todas luminosas y enfermas, muriendo de males misteriosos, hablando con voces de música, son también el mismo Poe; o, al menos, lo son por sus extrañas aspiraciones, por su valor, por su melancolía incurable.»

Imagen de un segundo

Comparto «Imagen de un segundo», antología de poemas publicada por Ediciones Casa Bukowski (Chile) y de circulación completamente libre.
Gracias a mi querido Ivo maldonado por su aprecio por mi trabajo.
.
.
👇
https://casabukowski.com/editorial-bukowski/descarga-imagen-de-un-segundo-poemario-de-javier-payeras/

Crisálida



Hay momentos en que pareciera no suceder nada. Todo se mueve tan lentamente. Que los cambios fueran como lluvias torrenciales. Que las revoluciones fueran tsunamis y no pequeñas grietas en la pared.

El título que obtenemos al vivir es la paciencia. Una paciencia vigilante. Una paciencia que no se apaga fácil. Poco a poco las fuerzas se van concentrando. Con desear una casa no se construye una casa. Si la esperanza deviene en voluntad, el tiempo nos enseña nuestra propia fuerza; la vida misma nos enseña cómo vivir.

¿Cuánto tarda una crisálida para transformarse en mariposa? ¿Acaso puede adelantar su tiempo necesario? El odio no adelanta la justicia. La histeria no transforma las ideas. Es en el sentido común donde concluyen las verdades únicas. Es en el debate y no en la censura donde comienza el pensamiento.

Volver atrás para comparar la historia de cada una de las piezas de este presente. Nuestro horizonte de posibilidades depende, hoy por hoy, de la justicia con que evaluemos todos los errores.

Se avizora el final de un inicio. Pasaremos de lo emocional a lo práctico. Queda la persistencia con que indaguemos en una realidad múltiple. Queda atravesar el pasillo de los fanatismos. Queda devolver el sentido a las palabras más sagradas.

Biografía de la imaginación

Les presento mi nuevo libro, Biografía de la imaginación, un ensayo autobiográfico escrito con todo el amor posible, dirigido a los artistas y escritores autodidactas.

Formarse es sumamente difícil para un creador, existen pocos textos que nos ofrezcan un mapa, una guía, un faro… Algo que no hable desde la teoría rebuscada y ampulosa, sino desde la propia experiencia. Un índice de lecturas, tropezones, reinicios, pero sobre todo esa voz intrusa e insistente que nos lleva a seguir adelante en nuestra vocación.

Francisco Morales Santos me ha regalado esta hermosa edición que en pocos días estará en las manos de ustedes.

El odio de los que aman

El más pequeño es quien escribe.

El sur de todo. El extremo sur de todo.

Hay que desactivar las apariencias.

El odio de quienes nos aman, no existe el amor de quienes nos odian.

Sólo la envidia de los primeros, de aquellos que no perdonan nada.

2

Entrar a la casa el impulso, pero el impulso es tan sólo ruido sin vida.

Entrar a la casa el propósito, pero el propósito es hacer todo a un lado.

3

La carta XV: El Diablo.

Eso que implica lo inverso. La cabeza gobernada por los genitales. La violencia de todo desorden.

Contrario el significado de la carta XII, La Templanza, lo interior y lo exterior en completo equilibrio.

4

La narración, el poema, el ensayo. El pensamiento unido.

5

La narración comienza en la caída. Luego se anuda en los detalles y termina en la caída.

Existen narraciones de una transparencia que ahoga.

6

Los buenos alumnos están conscientes de su ignorancia. Agotan a sus maestros y diluyen sus fórmulas. Son mentes despejadas para reescribir.

7

Poema es caligrafía. Caligrafía es dibujo.

Un mapa. La fotografía satelital nos muestra caminos diminutos: nuestros caminos.

Esas líneas que se divisan desde el espacio, también son caligrafía. El rastro de nuestra vida. 

8

Las palabras son esculturas sin objetos. 

9

Dios observa la historia tal como nosotros vemos la repetición de un partido de futbol: aburrido y sin sorpresas.

10

Los cables van entre uno de los cielos más grises que he visto.

Alguien muere. Alguien cierra su nombre y borra las claves de correos y redes sociales.

11

No cabe ruido en las miradas que nos llenan ese vacío.

La  intensidad es una calma que se desplaza. Decimos poco –nombramos poco- apenas la enumeración de palabras que llenarán esta tarde.

Son las manos arcos. Dedos que encima del pecho devuelven la vida o la ternura a un cuerpo cansado, a una soledad, a un entierro. 

Fotografías de nada. 

12

Por fin se largaron los invitados. 

De la fiesta, los destrozos.

Mejor no pensar.

13

Actuar en silencio. Nulidad y filosofía. No pretender más.

Los colores son más intensos al amanecer. 

La tristeza se va.

Los pensamientos también.

14

Silencio.

Amor.

Escribir.

Ven.

15

Frío, sólo frío y 

los rituales de muerte.

16

Deja que pasen los pensamientos y retén las ideas.

Complácete de lo que fuiste en los momentos de vulnerabilidad.

No regreses por lo que dejaste tirado.

No seas esclavo de lo inservible.

INICIAL: El mismo mundo de forma distinta


Información e inscripciones, escribir a
inicial.arteypensamiento@gmail.com

Las cenizas del Fénix

Son las cinco de la tarde, y pienso;
rostros amados, y pienso;
el desgaste, y pienso;
la sinfonía que escucho de cerca en potentes audífonos blancos, y pienso;
todo terminará en la eternidad, y pienso;
el día se está yendo, y pienso… Que no puedo detener la luz un instante, solo puedo escribir y admirar.

Muerte hoja

Escribir es la vida dentro de la vida.
Las palabras crean ventanas para testigos privilegiados. El deseo es reescribir esa vida que está mal escrita.
Las palabras son el territorio donde la vida está hecha de lenguaje y donde no existe otra muerte que la hoja en blanco.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos