El tamaño real de las cosas

Una vez fui a recoger a mi hijo al colegio. Lo esperé en un aula donde tenían colocada una exposición con dibujos de niños de pre primaria.

Por esos días recuerdo que yo daba un taller de poesía en el centro cultural de la Embajada de México en Guatemala y no sabía muy bien cómo iniciar mi curso.
De pronto un dibujo hecho con crayón de cera sobre una hoja bond me cautivó, era una flor y un árbol, ambos del mismo tamaño. Fue una epifanía de lo que es la libertad absoluta: acercar y reinventar la realidad en la imaginación para luego trasladar ese sueño al mundo.

Una maestra se me acercó y me dijo «Le impresionó el dibujo verdad», la saludé y le dije que me había dejado cavilando, ella me respondió «Pobre niño, le cuesta mucho prestar atención, pero lo bueno es que está a tiempo de corregirse y aprender el tamaño real de las cosas».

Dejo acá este sencillo dibujo en homenaje a ese niño que espero haya sobrevivido al fascismo de la normalización educativa. Ojalá esa poesía primitiva no haya muerto en él y si es así, que pueda traerla de vuelta.

Publicado por Javier Payeras

Escritor y artista visual

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: