Abstracción caligráfica / #cuadernodepoesía

La escritura a mano contiene algo más que el ejercicio simple de anotar. La letra de carta, sobre todo, está muy relacionada con el dibujo, ya que nos muestra una ilación, separada únicamente, por las palabras que define en su trazo.

Veo en las líneas de un manuscrito las posibilidades de un dibujo inconsciente, algo que desde mi infancia me llevó a experimentar en mis diarios, espacios íntimos donde la anotación venía acompañada de algún objeto que sirviera para dejar huella del paso del tiempo. Un registro humilde y cotidiano, sin pretensiones artísticas que eran una búsqueda de mi propio significado..

Pasados los años he seguido buscando esos senderos que se bifurcan del trabajo de escritor, vocación en la cual me he ido abstrayendo, dándole a la reflexión partiendo desde la anotación manual donde la línea concentra mi propia energía y que termina siendo letra o dibujo.

Los materiales que utilizo son plumas, marcadores, lápices de color, acuarelas, crayones pastel o lo que tengo a la mano. He llenado cuadernos industriales comunes, cuadernos de manufactura más especializada para dibujo y blocks artesanales que ha fabricado para mí, mi hermano y maestro, el poeta Simón Pedroza.

Ha sido complejo asumirme como un artista visual , quizá soy un escritor que raya mientras trabaja, pero debo aclarar que mi obra no estaría completa sin estos ejercicios que en definitiva están muy lejos de las prácticas académicas de caballete que estudié y me hartaron durante mi infancia o de la expresión contemporánea absolutamente politizada por el efecto de lo occidentalizadamente transgresor. Hallo mis referentes en los calígrafos árabes o chinos, en los códices prehispánicos, en poetas como Henry Michaux, Guillaume Apollinaire, Mina Loy, Jean Cocteau, Antonin Artaud, Jorge Eduardo Eielson, Alejandra Pizarnik, Federico García Lorca, Pier Paolo Pasolini o la poesía brasileña.

Esta es quizá la etapa más fértil de mi obra, porque desde la meditación, la lectura y la observación, he aceptado felizmente mi soledad.

Publicado por Javier Payeras

Escritor y artista visual

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: