El odio de los que aman

El más pequeño es quien escribe.

El sur de todo. El extremo sur de todo.

Hay que desactivar las apariencias.

El odio de quienes nos aman, no existe el amor de quienes nos odian.

Sólo la envidia de los primeros, de aquellos que no perdonan nada.

2

Entrar a la casa el impulso, pero el impulso es tan sólo ruido sin vida.

Entrar a la casa el propósito, pero el propósito es hacer todo a un lado.

3

La carta XV: El Diablo.

Eso que implica lo inverso. La cabeza gobernada por los genitales. La violencia de todo desorden.

Contrario el significado de la carta XII, La Templanza, lo interior y lo exterior en completo equilibrio.

4

La narración, el poema, el ensayo. El pensamiento unido.

5

La narración comienza en la caída. Luego se anuda en los detalles y termina en la caída.

Existen narraciones de una transparencia que ahoga.

6

Los buenos alumnos están conscientes de su ignorancia. Agotan a sus maestros y diluyen sus fórmulas. Son mentes despejadas para reescribir.

7

Poema es caligrafía. Caligrafía es dibujo.

Un mapa. La fotografía satelital nos muestra caminos diminutos: nuestros caminos.

Esas líneas que se divisan desde el espacio, también son caligrafía. El rastro de nuestra vida. 

8

Las palabras son esculturas sin objetos. 

9

Dios observa la historia tal como nosotros vemos la repetición de un partido de futbol: aburrido y sin sorpresas.

10

Los cables van entre uno de los cielos más grises que he visto.

Alguien muere. Alguien cierra su nombre y borra las claves de correos y redes sociales.

11

No cabe ruido en las miradas que nos llenan ese vacío.

La  intensidad es una calma que se desplaza. Decimos poco –nombramos poco- apenas la enumeración de palabras que llenarán esta tarde.

Son las manos arcos. Dedos que encima del pecho devuelven la vida o la ternura a un cuerpo cansado, a una soledad, a un entierro. 

Fotografías de nada. 

12

Por fin se largaron los invitados. 

De la fiesta, los destrozos.

Mejor no pensar.

13

Actuar en silencio. Nulidad y filosofía. No pretender más.

Los colores son más intensos al amanecer. 

La tristeza se va.

Los pensamientos también.

14

Silencio.

Amor.

Escribir.

Ven.

15

Frío, sólo frío y 

los rituales de muerte.

16

Deja que pasen los pensamientos y retén las ideas.

Complácete de lo que fuiste en los momentos de vulnerabilidad.

No regreses por lo que dejaste tirado.

No seas esclavo de lo inservible.

Publicado por Javier Payeras

Escritor y artista visual

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: