Cenizas y rosas

Con la seriedad de quien observa el horizonte.
Con el ruido del agua hirviendo en una olla vieja.
Con las luces de la casa encendidas esperando a mi madre que nunca va a volver.
Con mi perro entrando triste a despertarme.
Con la rodilla llena de sangre y de costras.
Con la veladora blanca sobre un altar de cenizas.
Con los cielos llenos de una nata amarilla.
Con el frío que se cuela debajo de la puerta por las noches.
Con el desempleo más largo que pude imaginarme.
Con los números del presupuesto anotados en una agenda junto a mis poemas.
Con la voz de todos mis muertos volviendo del pasado.
Con la música que ha sido siempre mi compañía.
Con la persistente lectura que me levanta del suelo.
Con los dedos calcados en un cuaderno escrito hace muchos años.
Con los botes plásticos llenos de papeles borrados y vueltos a dibujar.
Con el constante miedo a volverme loco.
Con la sobriedad y con la borrachera.
Con los martillazos que da el vecino.
Con los números borrados en cada uno de nuestros teléfonos perdidos.
Con la gente que no conozco y me odia por eso.
Con las tareas diarias para limpiar esta casa vacía.
Con la gente que te encuentras,
que te abraza,
te escribe «lo siento mucho me acabo de enterar»
y a la que sabes que le importas muy poco.

Con la bicicleta en el jardín junto a sus rosas.

Con el duelo

y con la rabia

y con la ternura

y con la lucidez del dolor…

Con la misma soledad con la que te he escrito,
con la misma vida que te entrego en cada nuevo libro.

Publicado por Javier Payeras

Escritor y artista visual

Un comentario en “Cenizas y rosas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: