Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

LOT

Y se destruyó toda aquella ciudad donde alguna vez fue feliz. Pero al escapar no hizo caso a la voz que le advirtió que no viera hacia atrás, mas no pudo evitarlo, puso su mirada en aquel lugar destruyéndose y de inmediato se convirtió en una estatua de sal… Las horas de sol, grano a grano, la derritieron hasta dejar un charco de lágrimas y olvido que se fue secando.

Anuncio publicitario

Publicado por Javier Payeras

Escritor y artista visual

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: