Días de guardar

Haciendo uso del silencio, son días de subrayar y escribir las líneas torcidas de la vida. La luz mueve la tristeza de calles con hambre, odio, enfermedad y desempleo. Miedo que cruza sus franjas en el resplandor. Dibujos y letras que devuelven tiempos mejores. Es momento de abandonar el ruido. Imprimir las líneas en laSigue leyendo «Días de guardar»

Rumor lejano

Es imposible renovar tus fuerzas en el agua estancada. Comprende ese espejo cambiante entre lo que fuiste y lo que eres. El amor pasado, solamente es amor al pasado. Hay cosas que nos esperan siempre en el adiós.

Mensaje de un disidente con vida propia

Los límites que separan a una nación de otra son añejas construcciones realizadas por diplomáticos imperiales que dispusieron de sus colonos reduciéndolos a uno de los inventos más aberrantes de la humanidad: el nacionalismo. Luego llegaron las revoluciones y las contrarrevoluciones. Hoy estamos más tiempo tratando de llevar sustento a nuestra casa y luchando paraSigue leyendo «Mensaje de un disidente con vida propia»

La velocidad del sonido

Lao-Tse habita en la lluvia innumerable que inclina las hojas. De seguir las normas la poesía se haría inagotable. Sin esplendor ni publicistas. El destino de algunos es la nostalgia por idiomas que desaparecerán. La copa rebalsa. Dejar que la sabiduría se esconda, dejar que sea ilegible.

María

Anoche volví a soñar que mi abuela dormía a mi lado. Les voy a contar, ella fue una mujer viuda, hija de un ex cura originario de Islas Baleares que renunció a su vocación y se quedó en Guatemala, en Santa Rosa para ser preciso. Él hizo alguna fortuna y a mediados de la décadaSigue leyendo «María»

Poema Uno

A veces las hojas se cansan y se dejan arrastrar por el viento, atraviesan el verano seco y los aguaceros. Ese rendirse guarda una belleza que nos ha sido destinada también a nosotros, un destino donde no existen privilegios ni pausas ni divinidades con quienes razonar. Uno no lo sabe, pero cada día vive menosSigue leyendo «Poema Uno»

Carbón

Nunca he renunciado a mi diario personal. Desde los ocho años mantengo un cuaderno a mi lado. Cientos de páginas rayadas, pintadas, tachadas, escritas de margen a margen y de renglón a renglón. Una forma de no ir olvidando, de no pasar inadvertido cada instante, cada cita, cada alfiler oxidado, cada mechón de pelo, cadaSigue leyendo «Carbón»

El Río

Regresar a la vieja filosofía, ver la vida como un río. Nunca estamos en el mismo sitio ni somos los mismos ni volvemos al mismo lugar. Simplemente contemplar su corriente sin buscar retener el tiempo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar