Aviso a navegantes

Un nudo se ajusta al cuello y luego el viento celeste mueve lo que dejamos de nuestro cuerpo. El silencio entonces queda intacto como el cielo de una pintura renacentista: las estrellas fijas, el tisú que abarca todo, la mirada de piedad de todos los santos. Quienes hemos visto partir amigos a causa del suicidio,Sigue leyendo «Aviso a navegantes»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar