Péndulo e insomnio

Te hablo porque estás solo. Te escribo porque estás sola. Intentas llegar a la mañana siguiente, pero tu cabeza se mueve como un péndulo. Necesitas alguien cerca pero todo el mundo se va alejando. Creces, no existe nadie alrededor, creces: lo sabes porque te sientes solo, lo sabes porque te sientes sola. Ya es horaSigue leyendo «Péndulo e insomnio»

Biografía de la imaginación (adelanto en Revista Penúltima)

Durante muchos años mantuve fotos de poetas suicidas colgados en las paredes de mi estudio, sus miradas tristes, sus bellos rostros jóvenes y su obra breve, genial e incompleta. Pasaron los años, encanecí, subí de peso, mi hijo se hizo adulto y aquellas fotos se fueron cayendo de la pared a causa de la humedad.Sigue leyendo «Biografía de la imaginación (adelanto en Revista Penúltima)»

Estrellas muertas

Algunas veces, la vida es una piñata. Los niños maleados alrededor quieren dulces y los quieren ya. Así va quedando desgajada la belleza breve de algo hecho para ser golpeado hasta romperse. Al terminar la ceremonia, un poco de su interior queda repartido. Las vidas mediáticas también surgen para lo mismo, para alimentar nuestras crueldadesSigue leyendo «Estrellas muertas»

La prueba concreta – SoundCloud

Escucha La prueba concreta de Javier Payeras en #SoundCloud https://soundcloud.app.goo.gl/s51QP

No mata

La misma luz te busca entre este y otro día. Nos separan asuntos de la tristeza. Vemos la misma tarde aunque ni siquiera llegue nuestro tacto a encontrarse. La sola mención de estas calles, hacen lo mismo con mi soledad y con la tuya. Pero respiramos y seguimos con vida. La ausencia ya no mata.

Nos deja el destino

Nos deja el destino una voz alta que no dice nada. Una actitud de ruido, masa, soledad y miedo diluido. Un brillo de huellas donde hubo luces, una calle donde se perdieron libros y se desnudaron paredes. Nos deja ese rostro presente en todos los cristales, ese reflejo en el bosque de los deseos, eseSigue leyendo «Nos deja el destino»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar